Psicólogo: Enrique López Ambía.

En términos del desarrollo psico-social, la vejez es la última etapa de la vida, y la misma viene con sus propios retos y aprendizajes.

Uno de los más grandes teóricos del psicoanálisis, Erik Erikson, lo llamo la etapa de la Desesperación y Enojo de frente a la Integridad del yo: La Sabiduría“(Erikson Erik, Erikson Joan, 1978), y aunque él la remite desde los 65 años a la muerte, nos encontramos con personas que a los 70 años, o más, siguen siendo productivas y gozan de una salud relativamente buena, la esperanza de vida y la calidad de la misma ha aumentado sustancialmente

La desesperación se expresa en el hecho de que el “tiempo ahora es poco, demasiado poco como para intentar comenzar otra vida o intentar un camino alterno” (Erikson Erik, Erikson Joan, 1978).

En los 80’s y cada vez más comúnmente los 90’s, la pérdida de capacidades y la desintegración puede demandar toda la atención del individuo. Las preocupaciones pueden circunscribirse exclusivamente al funcionamiento básico cotidiano y llegar a la noche intacto, sin importar que tan satisfechos o insatisfechos estén con su historia de vida.

Una persona mayor de 80 años también ha sufrido o experimentado muchas pérdidas, algunas de relaciones distantes y otras de relaciones profundas y cercanas. Existe mucha tristeza con la cual lidiar cada día, aunado al anuncio de una muerte no tan lejana.

Sin embargo, la gente en esta etapa de la vida, tiene un cúmulo de experiencia, que si está ligada a una sólida intensidad y esperanza, se traduce en sabiduría.

Si un anciano logra trascender los retos y las incomodidades de su edad, puede concentrarse con lo que Erikson llamó “geronto trascendencia” (Erikson Erik, Erikson Joan, 1978), que en un contexto social implica que su entorno le permita “transmitir” dicha experiencia, seguir aportando, si es un ambiente generoso, este proceso será muy edificante y rico para todos, pero principalmente para la persona en esta etapa.

Vale la pena tomar en cuenta que las personas en este grupo de edad son más vulnerables al abandono y que crisis de salud como la presente del Covid 19, adicionalmente al riesgo de salud, quedan aislados, es necesario hacer consciencia sobre esto y en la medida de lo posible darles presencia.

https://i1.wp.com/psyendo.com/wp-content/uploads/2019/03/women-1302109_640.jpg?resize=400%2C266&ssl=1
La Vejez no es siempre ese espacio de tranquilidad y descanso

En términos humanos, debemos ser conscientes que todos tenemos el potencial de llegar a esta etapa de la vida, que por lo mismo nuestra propia existencia y experiencia puede pasar por el mismo camino. La compasión es por tanto (en términos de poder identificar algo de nosotros mismos en el anciano) fundamental para acompañarlos en esta etapa, la empatía, el amor… “Como los ves te verás”.

REFERENCIAS:

The Life Cycle Completed. Erikson Erik, Erikson Joan. 1978. WW. Norton &Company.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: