Psic. Enrique López Ambía.

La manipulación emocional es una de las herramientas más usadas para obtener y sostener el control sobre otra persona.

Puede tomar la forma de chantaje emocional, victimismo, amenazas veladas y muchas otras que son insidiosas y afectan de muchas maneras a quien sufre de ellas.

Sin embargo, existe otro tipo de manipulación que es mucho más elaborado y tiene la intensión no solo de obtener el control de la persona y además generar un vínculo traumático, sino que la persona que los vive cuestione su propia cordura y su capacidad de analizar situaciones concretas. Este tipo de manipulación se conoce como “Gaslighting o hacer luz de gas”.

luz de gas pelicula
gaslighting o hacer luz de gas
gaslighting movie
luz de gas maltrato

El término se tomó de una película dirigida por George Cukor en 1944, con las actuaciones de Ingrid Bergman y Charles Boyer, en la que fundamentalmente el personaje de Charles Boyer quiere tomar el control de la fortuna del personaje de Ingrid Bergman, para ello trata de que la declaren loca, con estrategias en las que mueve cosas de la casa, escribe cartas que ella lee y luego las esconde, cuando ella lo habla con él, le dice de forma repetida que está loca, adicionalmente cuando ella está sola, él juega con la iluminación de la casa (que son luces de gas, de ahí el nombre de la película: “Gaslighting” y de su traslado a la psicología) variando la intensidad y cuando ella lo cuestiona el le hace ver que no es así. Solo la intervención de un tercero ante la psicosis que ella experimenta, hace que pueda ver las estrategias que la han llevado a cuestionar su propia cordura.

Los objetivos pueden ser variados: evitar ser descubiertos de alguna acción dañina, evitar dar explicaciones de su comportamiento,  generar dependencia emocional de la persona que piensa que no está viendo las cosas con claridad, romper los argumentos de una persona que tiene evidencias claras de eventos, acciones o traiciones cometidas, hacer que la persona se sienta culpable por dudar del otro, ridiculizar los reclamos, obtener el control de las decisiones que la persona toma al hacerla sentir incapaz de actuar por sí misma.

En todos estos casos el proceso es paulatino y sistemático, es un comportamiento recurrente que es muy efectivo para generar las dudas que terminan creando un vínculo traumático entre la víctima y el manipulador (muchas veces un narcisista encubierto o narcisista integrado) . No es necesariamente parte de un plan maquiavélico, sino una forma de relacionarse que puede ser inconsciente, reactiva e impulsiva. Cuidado con la expresión de amor como pretexto para estas actitudes (cuando un narcisista dice te amo).

El elemento fundamental para reconocer este tipo de manipulación es la disonancia cognitiva que ocasiona, la persona puede tener evidencias contundentes de lo que el agresor realiza y sin embargo sus respuestas y contra evidencias hacerla sentir que esta equivocada, esto genera un malestar emocional enorme en el que la persona cuestiona sus capacidades cognitivas, emocionales e inclusive ético morales.

Tengamos en cuenta que la el “gaslighting o hacer luz de gas” debe ser consistente, un evento aislado no necesariamente es evidencia de un estilo de relacionamiento, pero puede ser una señal de alerta.

Ejemplos

luz de gas
manipulación emocional
Chantaje emocional
vínculo traumático
luz de gas maltrato
La incertidumbre estimula actitudes de espionaje.
  • Tu pareja te dice que va a quedarse a trabajar tarde, lo llamas a su oficina y no responde, lo llamas al celular y no responde, un amigo tuyo te dice que lo vio en un bar. Cuando lo confrontas te dice que es falso, que estaba trabajando, que su celular no tenía batería y que tu amigo lo confundió seguramente y que padeces de celotipia o algún otro pretexto.  En este caso la evidencia es clara pero los argumentos hacen que aparezcas como alguien inestable, el centro es la negación de la evidencia y la acusación de celotipia.
  • No encuentras un documento importante que habías dejado en un sitio específico, cuando cuestionas te dicen que no tienen idea de donde está, revisas mil veces en el mismo sitio y toda la casa, luego de un tiempo (horas o días) aparece justamente en donde lo dejaste o en otra parte de la casa, cuando lo comentas te dicen que no sabes buscar y que de plano no tienes idea de lo que haces.  En este caso es posible que la persona haya movido o tomado el documento y luego lo regrese a su sitio para generar dudas.
  • En una reunión tu pareja cuenta algo que te apena, cuando lo confrontas te dice que “eres muy sensible, que no tiene importancia”.
  • Quedas de hacer algo en particular con ella, cambia el plan de ultimo segundo, cuando se lo haces ver te dice que eres una persona exagerada o que hace un pleito de nada, eres alguien complicado.
  • Ves en el teléfono de tu pareja fotos suyas con alguien más, al confrontarla te dice que es solo un amigo, conocido, foto vieja o te dice que con qué derecho te metes en su privacidad haciendo que el problema ya no sea la fotografía sino tu inseguridad y falta de respeto por su privacidad. Terminas sintiéndote culpable y cuestionando tu propia intuición o las señales que has ido viendo en el tiempo.

Estos son pequeños ejemplos, pero su característica principal es que la percepción o evidencias que tienes son devaluadas, descalificadas y esto se justifica por un “defecto” en tu forma de ver las cosas o de plano en un problema emocional.

Aun cuando una persona pueda recurrir en algún momento a estos argumentos, las personas manipuladoras, especialmente en el narcisismo integrado, lo usan como una herramienta constante y es parte de su estilo de interacción con quien desea controlar.

Luz de gas
La luz de gas provoca una enorme disonancia cognitiva.

El gaslighting o hacer luz de gas, ¿cómo es?

Las tres señales para buscar son, cuando se usan de forma recurrente:

luz de gas
narcisista integrado
luz de gas maltrato
manipulación
La luz de gas es una herramienta de control, especialmente de las personalidades narcisistas.
  1. Te dice constantemente que eres muy sensible, o que no tienes derecho a sentirte de esta manera, cuando te dicen esto están estableciendo que tu mundo interno NO es válido, y que NO tienes derecho a juzgar sus acciones. Esto hace que dudes de tus percepciones y emociones espontáneas. Si te encuentras en esa situación lo mejor es no engancharse, y simplemente decir “así es como me siento”,  una persona que usa estos argumentos lo que busca es manipularte. Una persona que NO sea manipuladora te hará preguntas sobre por qué te sientes así y mostrará empatía y deseos de comprender tu estado de ánimo. Ciertos tipos de críticas y devaluaciones recurrentes pueden ser un signo de esto.
  2. Desviar la atención. Si estás tratando de hablar con alguien sobre un tema que para ti es importante y que involucra a esa persona y súbitamente cambia la dirección de la charla o llama tu atención sobre algo que ocurre en ese momento, alguien que pasa, la luz, un programa de tv u otras cosas, o quizá diga que esto le recuerda algo que pasó hace tiempo y la conversación se mueve a ese tema, de manera que el aquí y el ahora no son importantes, puede inclusive llevarla a un tema que para ti sea penoso o difícil, de manera que ahora el foco es algo que te hace sentir o ver mal, en lugar del tema que era relevante para ti. En este caso puedes detener la conversación y decir algo como “si quieres que hablemos de eso, podemos hacerlo cuando acabemos de hablar lo que estábamos tratando” … si la persona insiste y esta evitando hablar de lo que era importante para ti más de dos veces, entonces está usando una estrategia de manipulación que corresponde a la luz de gas.
  3. Eso nunca pasó o no pasó de esa manera.  Este tipo de respuestas ante un reclamo son fuente de muchísimas fricciones, especialmente si hablamos de personas narcisistas. Si los confrontamos con evidencias, fotografías, textos, documentos… responderán con ira o bien intentarán una vez mas desviar la atención. Pueden inclusive usar ataques a eventos previos: tu me hiciste esto, es que si tu no fueras…, tú una vez dijiste…, etcétera. Uno de los mayores síntomas de que estas sufriendo de “luz de gas” es que empieces a sentir la necesidad de: grabar las conversaciones, tomar fotos de tus chats, salvar pantallas de redes sociales, revisar su celular o correo electrónico, seguir a esta persona. Por supuesto que esto considerando que no es algo que hayas hecho de forma compulsiva previamente. Lo peor del asunto es que un narcisista confrontado con la evidencia seguirá negándolo. En lugar de aceptarlo pasará al ataque: “que falta de respeto la tuya, como puedes violar mi privacidad, con que derecho grabas nuestras conversaciones, sabes que lo que haces es ilegal”, y argumentos de ese estilo en que se pondrán en usa posición de superioridad moral. Si estas ya en esta situación lo mejor es que uses esas evidencias para validar tus percepciones y que no estas realmente fuera de la realidad, pero la confrontación con este tipo de personas no lleva a mucho, si sirven para que confirmes que están manipulando y con eso decides dejar la relación, entonces cumplen un objetivo sano.

El narcisista integrado o encubierto

gaslighting o hacer luz de gas
luz de gas
narcisista integrado
manipulacion emocional
La luz de gas provoca una disonancia cognitiva

La personalidad narcisista tiene como centro la protección de sí misma, su imagen interna y la valoración POSITIVA que pueda obtener del exterior. El narcisista usa esta estrategia de forma “intuitiva”, no necesariamente requiere de una planificación, pero si tiene una intencionalidad. Una personalidad sociopática o psicopática (como la del personaje en la película), si puede tener un plan formado para enloquecer al otro, todos los sociópatas y los psicópatas son narcisistas, pero no todos los narcisistas son sociópatas o psicópatas. El narcisista tiene una nula o escasa capacidad de empatía, por lo que lo único importante es lo que él siente y desea, están convencidos de que tienen derecho a comportarse como se comportan, la frágil valía interna del narcisista no le permite confrontar sanamente sus posibles defectos o fallas.

Lo peligroso de del gaslighting o hacer luz de gas es que es un proceso pasivo agresivo que se realiza sin pensar ni medir las consecuencias para el que sufre el ataque manipulativo.

Si identificas esto en tu vida debes buscar ayuda psicológica, ya que si llevas mucho tiempo en esta situación es muy probable que tengas un vínculo traumático que te impide relacionarte sanamente con otras personas, o que tu autovaloración se haya dañado fuertemente.  La terapia de pareja NO está recomendada en caso de que estés sufriendo de este tipo de agresión, es mejor primero acudir a terapia individual, pídenos informes en la sección de contacto o mándanos un mensaje por whatsapp, es indispensable que mejores tu resiliencia y asertividad antes y después de una relación de este tipo, ser una víctima no debe ser un estigma, dejar de serlo es tu obligación.

ENFÓCATE EN LA DEFINICIÓN DE QUIÉN ERES, NO EN LO QUE ALGUIEN DICE QUE ERES.

Luz de gas
gaslight
gaslighting
manipulacion emocional
luz de gas maltrato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: