Psicólogo. Enrique López Ambía.

El narcisismo es una condición que puede manifestarse de muchas maneras, al contrario de lo  que la gente piensa por lo general con respecto a los despliegues que podría tener un artista, político o deportista, es decir de forma un tanto histriónica, existen otras formas de narcisismo no tan evidentes.

Hay que dejar muy claro que todas las personas tenemos rasgos narcisistas, ya que es parte de la personalidad humana, gracias a éste es que nos preocupamos de nuestro arreglo personal, de destacar en nuestros trabajos, aficiones, en mejorar cada día, una persona que no tenga un cierto nivel de narcisismo  no tendría ninguna característica de autocuidado y mejora personal.

Sin embargo, hay personas cuyos rasgos narcisistas sobrepasan el nivel antes mencionado, y muchos de ellos son los que describo a continuación, que son diferentes de aquellos que abiertamente muestran los rasgos típicos y que popularmente se identifican con sencillez. 

Existen narcisistas que no lo son de forma abierta, de hecho se les llama “narcisistas encubiertos” y nadie podría pensar que sean personas abusivas, manipuladoras, que se victimizan de formas poco aparentes, que proyectan con toda intención en sus parejas, familia, compañeros de trabajo, conocidos, etcétera,  una serie de culpas que los degradan de forma sútil, siembran las semillas de la duda con pequeños comentarios que van mermando su confianza.

Son personas que pueden ser encantadoras, estables, respetadas, exitosas, altruistas… al menos en la superficie

Tienden a ser infieles, a usar a terceros como balanzas de la verdad, buscando así mostrar “amablemente” su superioridad usan frases como: “pregúntale a otros a ver que piensan de esto o aquello”, de manera que personas perfectamente seguras de si mismas, exitosas, felices, se ven dudando de sus propias capacidades y actuaciones ante los ataques sutiles y pasivo agresivos del/la narcisista.

Pueden usar frases como “yo lo digo porque me preocupo por ti” u otras que dejan a la pareja con la sensación de que algo está haciendo mal, pero bajo el velo de un consejo o comentario bien intencionado y luego juegan a la indignación si les indicas que el comentario no es justo o no tiene bases: “no vuelvo a decirte nada, te ofendes de todo”, haciéndote sentir que TÚ los ofendiste al dudar de sus intenciones, capacidad o cariño.

Todo esto genera un vínculo traumático entre el narcisista y su pareja, ya que inicialmente usan un bombardeo amoroso que genera la dependencia emocional y fisiológica de su víctima, para posteriormente explotarla de forma escondida y obtener el control de la relación.

El narcisista no ama al otro, lo usa para obtener todo tipo de ventajas que pueden ser sexuales, académicas, suntuarias, emocionales, monetarias, sociales etcétera, y en todos los casos sin importarles los esfuerzos o sacrificios que proveerlos implique para la pareja, que lo único que desea es complacer a su narcisista para que no le deje, que le reconozca, que le de certezas de que la relación es real y que el amor es mutuo. Jamás existe empatía o la menor preocupación real (aunque si actuada) por su víctima, por mas que ella trate de señalar su sufrimiento y se esfuerce en obtener una comprensión de lo que pasa, los narcisistas jamás dan explicaciones, por el contrario, se esforzaran por vivir en una ambigüedad que los protege de cuestionamientos.

El narcisista aumenta su cotización con desapariciones sin aviso, ignorando por horas o dias a su víctima, que desespera por la falta de comunicación, cuando se les reclama actúan con fastidio, le hacen ver a su víctima que exagera, que es hipersensible, que no entiende lo que pasa, que lo que ve no es como dice, que no aprecia el amor que se le da y lo mucho que se pone en riesgo o sacrifica por estar con él, porque lo ama.

Pondrá hitos inalcanzables, que la victima tratará de cumplir, se esforzará en dar elementos para que el mismo ocurra, si dependen de la pareja y desesperará ante las postergaciones, pretextos y clara falta de compromiso en aquellos que dependan solo del narcisista.

El narcisista JAMÁS arriesgará una ventaja ( si es casado(a), el hito es una separación y no se divorciará jamás, si hay que dejar de asistir a un evento no lo hará, si es invertir tiempo o trabajo habrá otras cosas que lo impidan, si hay que hacer un pago lo evitará, si aparece alguien más interesante te dejará colgado, si hay que ahorrar o invertir siempre tendrá un buen pretexto ),  no se compromete a algo que le implique una pérdida o esfuerzo por aquel que cree ser amado por él(ella).

No te engañes, tanto mujeres como hombres actuan de esa manera: Un(a) narcisista no te ama, no te amó nunca, te usa o usó para llenar el enorme vacio que tiene y que nada ni nadie puede llenar, solo los alimenta el saber que estas ahí, dispuesto a complacer cualquier capricho o necesidad real o ficticia.

¡Sal corriendo de esa relación!, escucha a tus instintos, si crees que las cosas están mal lo están, mira los hechos más que escuchar las palabras. NO ESPERES EXPLICACIONES, esta es una forma de dejarte atado a ellos emocionalmente, preguntándote qué hiciste mal, la única explicación es que jamás hubo nada, todo fue una fabricación en la que te empeñaste en creér por la inversión emocional que hiciste, no hay forma de ganar, asume tu pérdida, rompe con tu disonancia cognitiva.

Cuando un narcisista dice “Te amo”, esas palabras adquieren un significado completamente diferente. Ésta es una carta escrita desde la perspectiva del narcisista para las almas que se han enamorado de alguien que nunca podrá amarlas.

Querido compañero; voy a decir algo que nunca te diría ni admitiría. Cuando digo “Te amo”, me refiero a que amo tu manera de querer creer que te amo con locura.

Amo las cosas que haces por mí. Me encanta el poder que me brindas para aprovecharme de tu bondad al explotar tus buenas intenciones.

Hacerte sentir peor me hace sentir mejor. Me encanta hacerte sentir insignificante.

Me encanta el hecho de que tu vida gire solo en torno a mí. Arreglas mis problemas, resuelves mis dudas, pagas mis deudas, compras regalos, haces mi tarea, alivias mi dolor.

Me encanta que todo tu tiempo, me lo dediques a mí, no a ti, y como tu atención es solo para mí.

Me encanta hacerte dudar de ti mismo y cuestionar tu propia cordura. No sabes lo que es correcto o lo que es real a menos que yo te lo diga.
“Te amo” significa que te necesito porque necesito a alguien que no me abandone. Necesito a alguien que pueda usar como saco de boxeo. Alguien que me haga sentir bien.

Me encanta como mis expectativas sobre ti aumentan constantemente, mientras que las que tú tienes sobre mí disminuyen gradualmente.

Me encanta ver el fracaso y la desilusión en tu cara. Cuando digo “Te amo”, me refiero al amor por el odio hacia ti.

Me amo vicariamente a través del amor que sientes hacia mí. Y necesito que sufras porque odio tener que depender de ti para esto.

Me encanta como mi felicidad es tu responsabilidad. Me encanta como me siento cuando estás cerca de mí. Como puedo convertirme en víctima cuando intentas mencionar uno de mis muchos defectos de personalidad o conductas dañinas.

Me encanta como te hago sentir horrible cuando mencionas algo que hice y que te dolió. Como no me dejarás porque estás enganchado a esta relación tóxica.

Me encanta como me apoyas y que yo nunca nunca haya tenido que apoyarte. ¿Por qué iba a hacer eso? Las cosas que nunca conseguirás te mantienen conmigo.

Me encanta como crees que estás con una persona que te ama. Pero soy una persona que muestra amor y afecto como una herramienta de manipulación.

Me encanta como me necesitas y como crees que estás con la persona adecuada. Como te hago sentir indigno e insignificante.

Cuando digo “Te amo”, no es por lo que el amor realmente representa.

Cuando digo “Te amo”, significa que amo como respetas mis reglas y como vives con ellas. Necesitas saber que usaré palabras hirientes y tácticas de manipulación bajo la apariencia del amor.

Nunca me cambiarás. Los dos sabemos que esto no es real.

Ambos deberíamos saberlo.

Saludos,

Tu narcisista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *